Horas Extra: “Cuando los detalles son importantes”

En este informe pormenorizado, detallamos por qué razón se está tardando tanto tiempo en que se definan las horas extras para el personal Jerárquico del Petróleo de la Patagonia Austral.

La situación de las horas extras nos encontró durante 2010 abocados a la discusión y redacción del Convenio Colectivo de Trabajo, en el que trabajaron más 40 personas entre paritarios y delegados. Aquí vale destacar que, con la aprobación de la Ley 11.544 art.3 y su modificatoria la Ley 26.597 se elimina del cobro de horas extras sólo a gerentes y directivos de empresa. Empero, decidimos seguir abocados al Convenio y dejamos suspendida la discusión sobre cómo se iban a liquidar ya que los reclamos administrativos por mala liquidación guardan vigencia por dos años. Como consecuencia de las discusiones, se forma la mesa de jornada de trabajo por el Personal Jerárquico de la industria del petróleo y el gas, que a su vez es la resultante de la pelea de las cámaras y de nuestro Sindicato, el único que cuenta con este beneficio. Así, el Ministerio de Trabajo de la Nación citó al resto de los gremios petroleros y habiendo dejado sentado el tema, se siguió con el Convenio Colectivo.

Todo lo actuado se firmó con la CEPH el 19 de septiembre de 2010, mientras tanto la CEOPE estaba articulando para que el convenio dejara excluidos a sus trabajadores del cobro de horas extras. Ahí comenzó una pelea donde nosotros, ante esta actitud, estuvimos decididos a desconocerla como cámara y dejar que se le aplique a los trabajadores de operaciones el convenio que se firmó con la CEPH. Cambió el panorama y se pusieron a trabajar con nosotros en el convenio que necesitaba la gente de operaciones especiales. En noviembre, se firmó el convenio con la CEOPE, mientras el cuerpo de delegados de SAI estaba tratando con la empresa el pago de horas extras.

En este caso, los encargados de turno la cobraban pero mal abonadas ya que no tomaban toda la remuneración normal y habitual, de modo que los delegados de SAI en conjunto con el Sindicato instruyeron a 180 trabajadores para que le comiencen a hacer juicio a la empresa. Como ésta quería evitar el juicio porque sabía que lo perdía, comenzó a pagar a cuenta de horas extras. De ese modo, una vez cerrado el tema, se instruyó a los delegados de DLS para que actúen de igual manera.

Mientras tanto, se siguió trabajando con los paritarios. Firmado el convenio con las dos cámaras, había cosas que pulir. También hay que tener en claro que se había dejado de lado la pauta salarial que habían recibido el resto de los sindicatos, excepto nosotros y Petroleros Chubut; fuimos por el convenio y la gran dificultad nuestra era la diversidad de liquidaciones ya que algunas empresas tenían muchos de los conceptos que se sacaron en el convenio, así que ideamos el famoso piso garantizado de donde se absorberían algunos de estos ítems. Pero, todo el mundo tenía un 15% de aumento garantizado por el convenio, más algunos adicionales puntuales. La siguiente tarea era trabajar el hecho que las empresas habían comenzado a absorber los francos, feriados, adicional disponibilidad y adicional torre para operaciones especiales. Este reclamo se inició el 1º de diciembre de 2010 y se conformó la CEI, y conseguimos que se deje por fuera del piso garantizado dichos conceptos el 13 de enero de 2011.

Teníamos convenio pero también queríamos la pauta salarial. Se volcó esto a la discusión en febrero de 2011 y en marzo ya se había logrado. Así, entonces, el piso garantizado o incremento compensador pasó de un 15% a un 27% y todos los conceptos de convenio quedaron por afuera del piso garantizado. También se incrementaron en un 27% los conceptos no remunerativos, viandas, adicional torre, adicional disponibilidad, adicional yacimiento, devolución de impuesto a las ganancias (asignación vianda complementaria). Concurrimos también a la conformación de la mesa de jornada por el tema de horas extras y vimos que no había la mejor predisposición para solucionar el problema. Así entonces, en abril tuvimos que convocar la CEI para solucionar la cuestión que teníamos con la aplicación del las guardias para operaciones especiales, el adicional plataforma, el adicional disponibilidad donde conseguimos lo planteado de nuestra parte. Mientras, empezamos a detectar que las empresas estaban liquidando los francos y feriados de forma errónea y que los pagaban como un día normal.

Se realizó la denuncia y tuvimos que sentarnos en la CEI (COMISION DE INTERPRETACION). También ese mismo mes se reclamó el pago de los días caídos de acuerdo a la resolución 325 por los conflictos en Santa Cruz y nuestra gente no había cobrado, y en mayo conseguimos mediante acta que se aplique el divisor 200 multiplicado por 2 por la cantidad de horas trabajadas. Ese fue uno de los mayores logros junto con el aumento del 27%. Después fuimos por los $25.000 que se hizo a pedido de los Delegados ya que la gente lo pedía y nosotros veíamos que esto era perjudicial para nuestros Afiliados, ya que esto era la pauta salarial de 2011 por el período abril-diciembre del mencionado año y si hacemos un cálculo de dividir los 25.000 por los nueve meses da un importe de $2.777 mensuales y, si lo trasladamos a porcentuales para un trabajador que tiene un sueldo de $20.000, seria un 13,5% y para un sueldo de $10.000 un 27%. Entonces la cuestión era muy perjudicial para los sueldos altos.

Pero, también la preocupación era como seguiría esa pauta salarial. En junio estábamos discutiendo en la mesa de la CEI por el adicional disponibilidad para operaciones especiales, también el campamento para la gente de torre, jefes de equipo (ya que dentro del articulo del CCT se cometió un error en la redacción y no quedó muy claro), en agosto fuimos por la mesa de jornada de trabajo donde el Ministerio pretendía estirar 75 días más el hecho de sentarnos a discutir la jornada de trabajo de los Jerárquicos, para el pago de horas extras.

Al ver este planteo por parte del Ministerio, se llamó a reunión de Delegados donde se les expuso el tema y se nos dio el mandato mediante nota por parte del Cuerpo de Delegados de no aceptar esto y salirnos de la mesa de jornada de trabajo.

Paralelamente, se trabajó en muchas empresas para conseguir el pago de horas extras y dinero a cuenta de estos conceptos. En ese momento, el Secretario General se tuvo que abocar a gestionar el cómo dejar asentado los montos de dinero que recibió la gente de SAI y DLS en concepto de adelanto, ya que se venía el cierre del período fiscal y eso afectaría en la liquidación del impuesto a las Ganancias. En diciembre se consiguió mediante la resolución 1.791 dejar los montos percibidos durante todo el 2011 bajo los parámetros de la Ley 26.176 exentos de Ganancias, al tiempo que los meses octubre, noviembre y diciembre de 2011 se estuvo trabajando para conseguir la pauta salarial del 2011 que es la continuidad de los $25.000, que las cámaras nos querían hacer figurar con la pauta 2012. Empezamos un arduo trabajo, ya que éramos uno de los únicos sindicatos que reclamábamos esto.

En enero conseguimos firmar el 23% de aumento sobre las remuneraciones, más los conceptos no remunerativos, con el tope de los 3.200 pesos que fueron la consecuencia de la firma de los $25.000.

Luego de eso, seguimos efectuando distintas gestiones por las horas extras en forma individual en las empresas. Por ejemplo a Halliburton, se le trabajó a reglamento, por lo cual nos citó el Ministerio y se presentaron las cámaras CEPH y CEOPE. Durante todos los reclamos en forma individual las empresas planteaban que se tenía que tratar con el Sindicato y las cámaras. En esta audiencia con Halliburton, plantearon que esto se trataba de un reclamo individual y no colectivo por lo tanto el Sindicato no tenía representación para reclamarlo de esta manera.

Nosotros ante este planteo y la actitud dilatoria que habían demostrado las cámaras, evaluamos cuál estrategia seguir, y decidimos usar sus propios planteos, sus propias palabras que -en sí- era un reclamo pluri-individual y ver que estaban por comenzar a prescribir los créditos laborales de los trabajadores.

Por ello, se explicó a los trabajadores que cada uno debería enviar una carta documento para frenar esta prescripción.